Sentir o sentirse, esa es la cuestión. Las emociones son un campo riquísimo en el aprendizaje del español y la forma de expresarlas va desde el vocabulario, el subjuntivo, los verbos en presente o en pasado, el énfasis, los diferentes grados de emoción…. ¿Cuantas veces al día expresas en tu propio idioma como te sientes ante alguna experiencia o aspecto de la realidad? No podemos contarlas porque constantemente hablamos  de nosotros de «nuestros» sentimientos ante lo que nos rodea.

La diferencia entre «sentir» y sentirse», mismo verbo, mismo campo semántico, pero un verbo es reflexivo y el otro no.

Sentimos hambre, pasión, frío, emoción, nostalgia, miedo, angustia, envidia, celos, indiferencia, amor, odio, cansancio, aburrimiento, sorpresa…. Pero me siento hambriento, apasionado, emocionado, nostálgico, angustiado, celoso, cansado, aburrido, agotado, sorprendido…

Lo mismo sucede con el verbo  «ponerse» muy frecuente en el mundo de las emociones: me pongo nerviosa, me pongo triste o alegre, me pongo contenta o me pongo nostálgica o celosa…La confusión a veces viene de que no funciona siempre. Jamás diríamos: me pongo aburrido, me pongo miedoso o me pongo sorprendido. Por eso hay que aprender con el uso este tipo de expresiones y fijarnos cuando podemos decir algunos estados emocionales con el verbo ponerse o no.